Archivo mensual: marzo 2010

Web 2.0 en la educación matemática

Web_2.0

Cuando era estudiante de Maestría una de mis profesoras me dijo: “La sociedad de matemáticos educativos es una sociedad conservadora”. Esa es una frase que en su momento no entendí del todo, pero que al pasar de los años he podido confirmar. Tengo dos ejemplos recientes:

1. En el próximo artículo que mi compa y colega Uffe Jankvist publicará en la prestigiosa revista Educational Studies in Mathematics. El editor le pidió borrar las groserías o “malas palabras” de sus datos empíricos. Que censura tan ridícula. No sé en qué tiempos vive el editor. Nosotros hacemos investigación sobre estudiantes y profesores reales en escuelas reales. Y ese es el comportamiento y lenguaje que usan los jóvenes de hoy.

Después de defender sus datos empíricos, Uffe accedió a la petición del editor a cambio de incluir la siguiente nota al pie que evidenciara su conservadurismo:

“Foul language was removed by the Editor-in-Chief. For the full transcription see Jankvist (2009e, pp. 342–343).”

2. Otra manifestación del conservadurismo de la comunidad la experimenté yo mismo cuando sometí un artículo a evaluación a una importante revista europea (no digo el nombre porque sigue en evaluación). En mis datos empíricos mostré cómo una profesora de matemáticas que participaba en un curso en línea, explicaba una técnica algebraica a uno de sus colegas a través de un video de YouTube. Este ejemplo me pareció (y me sigue pareciendo) muy relevante para el tipo de investigación que estoy desarrollando, ya que evidencia la evolución de una profesora en el manejo de herramientas tecnológicas para la comunicación de ideas matemáticas. Además, abre una ventana que nos permite ver una de las muchas posibilidades que la Web 2.0 puede ofrecer al estudio y enseñanza de las matemáticas. Sin embargo, un poco sensible e irrespetuoso evaluador francés afirmó al respecto:

“Ecrire plusieurs pages pour dire que des professeurs a envoyé à ses collègues une adresse Youtube au lieu d’un fichier, c’est quelque peu dérisoire!”

Lo que me parece irrisorio es la falta de sensibilidad del evaluador hacia el potencial educativo de estas herramientas tecnológicas. Mi interpretación puede ser incorrecta, pero lo veo como una manifestación más de ese conservadurismo del que hablo.

Creo que la comunidad internacional de educadores matemáticos está adormilada en cuanto al potencial de la web 2.0 no sólo como herramienta para la enseñanza y aprendizaje de las matemáticas, sino como medio para comunicar y dotar de vida e ímpetu a las ideas que la comunidad produce. Hay por supuesto varios estudios sobre el uso del Internet en educación matemática pero prácticamente ninguno sobre el impacto educativo de herramientas como Facebook, YouTube, Twitter, Wikis, podcasts, etc.

Yo veo muchísimo potencial en esas herramientas y lo ilustraré con un ejemplo. A finales del 2009 publiqué un artículo en la revista Educación Matemática sobre la una de las maneras en que el gobierno federal mexicano aplica la matemática en la toma de decisiones (Ver volumen 21, número 3 de la revista). Desde entonces no he recibido ningún comentario al respecto de algún colega lector (supongo que el artículo es malísimo). Sin embargo, desde que comencé a usar el Internet para divulgar los contenidos del artículo (especialmente mediante un video en YouTube y su respectiva divulgación en Twitter), fue inspirador ver el tipo de respuestas y de gente que comentó y recomendó el tópico. Vean por ejemplo estas personas en Twitter hablando del video e incluso del artículo:

http://twitter.com/bitalicious/status/10639500345

http://twitter.com/dontriana/statuses/10692798397

http://twitter.com/loronegro/status/10692832802

Los contenidos de mi artículo publicado en Educación Matemática se hubieran empolvado en el estante de una biblioteca de no ser por estas herramientas, sin embargo ahora esas ideas han llegado a gente común…¿no es ese una de las responsabilidades sociales de la matemática educativa? ¿ven a lo que me refiero cuando hablo de dotar de vida e ímpetu a las ideas que la comunidad de matemáticos educativos produce?

Seguramente hay maneras más ingeniosas de usar estas herramientas en la educación matemática y la investigación educativa. Otras comunidades ya comenzaron a notarlo (un ejemplo es el número especial sobre “Web 2.0 research” que aparecerá próximamente en la revista “The Internet and Higher Education”), pero aún no la adormilada comunidad de matemáticos educativos….o al menos no todos lo han hecho.

Creo que está en las manos de las nuevas generaciones el crear, imaginar, y aplicar esas formas ingeniosas de usar estas herramientas. Necesitamos jóvenes profesores e investigadores audaces, entusiastas, creativos e independientes que rompan con las tradiciones, el conservadurismo y los monopolios teóricos, y que lleven a la disciplina a terrenos aún no reclamados. Seguramente serán ellos los que nos muestren las posibilidades, limitaciones y riesgos de los usos educativos de la Web 2.0.

Hoy yo quiero dedicar mi tiempo y energía para tratar de motivar, a través de este escrito, a aquell@s jóvenes estudiantes y profesores que configurarán la matemática educativa del mañana.

Mario Sánchez, Copenhague, Dinamarca

Abril de 2010